The Limited Times

Now you can see non-English news...

The network that circumvented the United States sanctions on Venezuela

2021-06-14T18:24:40.775Z

An investigation by EL PAÍS and 'Armando.info' reveals how a plot was created that involves dozens of people and companies, travels through almost thirty countries and moves money between tax havens to create an opaque multi-million dollar business



On March 7, 2019, Venezuela was plunged into darkness. What was supposed to be another blackout continued to lengthen: one hour, two, five; one day, two, three ... Between accusations of sabotage, the Chavista government moved quietly and resorted to the collaboration of those partners that it has earned for decades. Among them a group of Mexicans. What at first was proposed as an approach to try to alleviate the energy deficiencies of a system undermined by decades of corruption and dynamited during the blackout, derived over the months into an international network that has been dealt with, and on many occasions achieved, moving huge amounts of oil, money and other resources, such as gold, coal and aluminum, under the guise of humanitarian aid, always evading the sanctions imposed by the United States.A plot that involves dozens of people and companies, travels through almost thirty countries and moves money between tax havens. An investigation by EL PAÍS and

Armando.info

reveals how this network was

concocted

that has allowed Chavismo to evade the sanctions of the main power on the planet and that has generated a multimillion dollar opaque business.

In April 2019, a month after Venezuela went black, Vice President Delcy Rodríguez picked up the phone and contacted a group of Mexican businessmen, knowledgeable in the electricity sector. A priori, it was a matter of seeing how electricity plants could be brought to Venezuela, very similar to those used during the Iraq war, that would serve to alleviate the effects of energy shortages. However, from the first trip that the businessmen made to Caracas it was clear that their intentions to do business went beyond the acquisition of generators. Several members of the Government of Venezuela and operators of the Chavista leadership raised what would become the germ of an international plot to generate business that would not leave a trace. EL PAÍS and

Armando.info

They have in their possession thousands of documents that, along with dozens of interviews, including with some implicated - who have asked to speak on condition of anonymity for fear of reprisals - attest to how this opaque network was created and evolved.

A plot that first exchanged oil for food and tankers for drinking water, and then went on to collect the money from exports through financial circuits outside the control of the United States.

All those involved have a common link: Alex Saab, an alleged front man for Nicolás Maduro, who awaits his extradition in Cape Verde to be tried in the United States for money laundering.

Scenes from the blackout in Caracas, Venezuela that left millions of people without power for 5 days, in March 2019.

The origin of this network lies in the sanctions imposed on Venezuela since 2014, mainly by the United States, to pressure the Maduro government and try to force a change that has never come. Today sanctions are a bargaining chip in a possible negotiation between the opposition and the Administration to achieve a solution to the country's crisis. What these pressures have achieved is to reduce Chavismo's room for maneuver to do business with many companies for fear of being hit by the Treasury Department. And at the center of all the pressure has been PDVSA, the great foreign exchange provider to Venezuela, the country with one of the largest oil reserves in the world. After the state oil company suffered from a shortage of foreign exchange, which the Government used for all kinds of operations,Chavismo resorted to commercial operations in which they could pay with crude instead of money.

Delcy Rodríguez was key to activating the Mexican connection. Together with his brother Jorge, current president of the National Assembly and several times a minister, they make up one of the pillars of the Government of Nicolás Maduro and a duo whose power has allowed them to displace Diosdado Cabello as the unofficial

number two

of Chavismo. The former foreign minister and current vice president prepared in April 2019 a series of meetings with state officials and operators close to the Chavista leadership, and a group of Mexican businessmen, among whom was also the politician José Adolfo Murat, whom she knew from international forums. of leftist organizations like the one in Biarritz. Different businesses were raised. With Simón Zerpa, then Minister of the Economy now in decline after accusations of disloyalty, the possibility of obtaining potable water tankers was formulated. In addition, the minister asked the Mexicans if it was possible to get a position of consideration in Veracruz, a door that would allow them to enter and remove large-scale shipments from Mexico.Neither Delcy Rodríguez nor the Venezuelan Government have responded to interview requests for this investigation.

Plan of one of the oil tankers that were used in the plot.

The next meeting of the Mexicans took place with Ricardo Morón and José Luis Sandoval —the first, sanctioned by Washington in July 2020, is close to Nicolás Maduro Guerra, son of the president; the second, a PDVSA official—, who put on the table the possibility of doing business with white corn and durum wheat through Colombia: the price and payment would be made in gold. Another of the people they met with was Omar Nassif, the brother of a businessman close to Delcy Rodríguez. Nassif raised to the Mexicans the possibility of moving some food, with transactions that would be carried out via Hong Kong. For this, he assured them, he had the collaboration of some suppliers in Mexico. Nassif's assertion was not trivial: he had participated in the CLAP plot,the food distribution committees promoted by Chavismo. Between 2016 and 2018, Alex Saab and his partner, the also Colombian Álvaro Pulido Vargas - whose real name was Germán Rubio, but changed it after being involved in 2000 in a drug trafficking operation linked to the Bogotá cartel - devised a structure of instrumental companies in Hong Kong, Turkey and the United Arab Emirates, from which Mexican businessmen benefited, some of them, as has been seen, linked to the new network that began to be woven in April 2019. The figure of Alex Saab It also appears in those meetings in Caracas: Mexican businessmen met with one of their operators.But he changed it after being involved in 2000 in a drug trafficking operation linked to the Bogotá cartel — they devised a structure of instrumental companies in Hong Kong, Turkey and the United Arab Emirates, from which Mexican businessmen benefited, some of them, such as It has been proven, linked to the new network that began to be woven in April 2019. The figure of Alex Saab also appears in those meetings in Caracas: Mexican businessmen met with one of their operators.But he changed it after being involved in 2000 in a drug trafficking operation linked to the Bogotá cartel — they devised a structure of instrumental companies in Hong Kong, Turkey and the United Arab Emirates, from which Mexican businessmen benefited, some of them, such as It has been proven, linked to the new network that began to be woven in April 2019. The figure of Alex Saab also appears in those meetings in Caracas: Mexican businessmen met with one of their operators.linked to the new network that began to be woven in April 2019. The figure of Alex Saab also appears in those meetings in Caracas: Mexican businessmen met with one of their operators.linked to the new network that began to be woven in April 2019. The figure of Alex Saab also appears in those meetings in Caracas: Mexican businessmen met with one of their operators.

That series of contacts took shape upon his return to Mexico. Then, according to the reconstruction based on the investigation by EL PAÍS and

Armando.info

, Joaquín Leal, a 29-year-old businessman,

appears on the scene,

sanctioned since June 2020 by the United States Department of the Treasury for his business with Venezuela and that At that time, he worked at Diversidad, the company of José Adolfo Murat, with whom he began to develop the businesses that have been proposed to them.

In May 2019, Murat returns to Caracas, this time with Leal. Mexican businessmen sit again with Simón Zerpa. The objective was to specify the spoken operations. Although at that time it was proposed that payments be made in euros or rubles, finally the option that came to fruition a month later was the exchange of oil for food and drinking water tankers. The currency that is shuffled for transactions is the euro. Zerpa assured that they would ask a third actor to make the payment, 70% as an advance. In the two contracts of the operation, which amounts to 200 million euros, there is no account number of the recipient to make the payment. "Before the competent bodies" is the strange formula used in both cases,which also specifies that it can be done "in installments" and with the possibility of terminating the contract in 90 days. The 30% of the remaining payment, according to the contracts, "will be processed by the buyer by competent financing entities", without clarifying at any time who it refers to.

After the signing of the commercial agreements, Leal sought advice and was in charge of obtaining the trucks and coordinating the transfer of food from Mexico. He also negotiated the price of oil with his Venezuelan contacts. In the emails, he presented himself as the legal representative of Libre Abordo, the company with which the Venezuelan government did the business. After closing the deal, the Venezuelan oil company sent a series of invoices to Libre Abordo "in attention" to Olga María Zepeda Esparza, director and partner of the company -now also sanctioned by the United States-, detailing the equivalent in barrels of oil and the millions of euros that the oil company demanded as payment to the Mexican firm, apart from bartering for food and products in kind. For example, on a June 19, 2020 invoice for 32,9 million euros (the equivalent of 36.3 million dollars) reads that the destination of the oil was the port of Singapore.

Plot protagonists

Venezuelan government

Delcy

Rodriguez

Vice president

Nicholas

Mature

President

Tareck

The Aissami

Minister of Petroleum

PDVSA

CORPOVEX

Venezuelan Corporation

Foreign Trade

Achiever

Alex Saab

Supposed figurehead.

CLAP business *

Businessmen

JL Sandoval

Ricardo Moron

Omar nassif

Business of

the CLAP *

Program

Oil by

food

Businessmen

Businessmen

mexicans

Alessandro bazzoni

Joaquin Leal

Philipp Apikian

Veronica Esparza

(mother)

Francisco D'Agostino

Olga Mª Zepeda Esparza

(daughter)

ELEMENT

SWISSOIL TRADING

FREE ON BOARD

SCHLAGER BUSINESS

WASHINGTON TRADING

ALEL TECHNOLOGIES

Intermediaries

shipowners

and financial

LUZY TECHNOLOGIES

COSMO RESOURCES

MORE THAN 50 COMPANIES

IN 30 COUNTRIES

End customers

PetroChina

Sinopec

Refineries in Asia

* Food boxes subsidized and distributed by CLAPs

(Local Supply and Production Committee)

Source: self made.

THE COUNTRY

Plot protagonists

Venezuelan government

Delcy

Rodriguez

Vice president

Nicholas

Mature

President

Tareck

The Aissami

Minister of Petroleum

PDVSA

CORPOVEX

Venezuelan Corporation

Foreign Trade

Achiever

Alex Saab

Supposed figurehead.

CLAP business *

Businessmen

JL Sandoval

Ricardo Moron

Omar nassif

Business of

the CLAP *

Program

Oil by

food

Businessmen

Businessmen

mexicans

Alessandro bazzoni

Joaquin Leal

Philipp Apikian

Veronica Esparza

(mother)

Francisco D'Agostino

Olga Mª Zepeda Esparza

(daughter)

ELEMENT

SWISSOIL TRADING

FREE ON BOARD

SCHLAGER BUSINESS

WASHINGTON TRADING

ALEL TECHNOLOGIES

Intermediaries

shipowners

and financial

LUZY TECHNOLOGIES

COSMO RESOURCES

MORE THAN 50 COMPANIES

IN 30 COUNTRIES

End customers

PetroChina

Sinopec

Refineries in Asia

* Food boxes subsidized and distributed by CLAPs

(Local Supply and Production Committee)

Source: self made.

THE COUNTRY

Plot protagonists

Venezuelan government

Delcy

Rodriguez

Vice president

Nicholas

Mature

President

Tareck

The Aissami

Minister of Petroleum

PDVSA

CORPOVEX

Venezuelan Corporation

Foreign Trade

Achiever

Alex Saab

Supposed figurehead.

CLAP business *

Businessmen

JL Sandoval

Ricardo Moron

Omar nassif

Program

Oil by

food

CLAP business *

Businessmen

Businessmen

mexicans

Alessandro bazzoni

Joaquin Leal

Philipp Apikian

Veronica Esparza

(mother)

Francisco D'Agostino

Olga Mª Zepeda Esparza

(daughter)

ELEMENT

SWISSOIL TRADING

FREE ON BOARD

SCHLAGER BUSINESS

WASHINGTON TRADING

ALEL TECHNOLOGIES

Intermediarios navieros y financieros

LUZY TECHNOLOGIES

COSMO RESOURCES

MÁS DE 50 EMPRESAS EN 30 PAÍSES

Clientes finales

PetroChina

Sinopec

Refinerías en Asia

* Cajas de comida subsidiadas y distribuidas por los CLAP

(Comité Local de Abastecimiento y Producción)

Fuente: elaboración propia.

EL PAÍS

La operación de intercambio de petróleo por alimentos y camiones cisterna de agua fue el detonante para que, un año después, en junio de 2020, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionara a Libre Abordo, Joaquín Leal y Zepeda Esparza. Entonces, la Unidad de Inteligencia Financiera de México (UIF), dirigida por Santiago Nieto, inició una investigación para seguir el rastro del dinero. Los resultados, sin embargo, son ínfimos. El pasado 18 de mayo, la UIF presentó ante la Fiscalía una denuncia, a la que ha tenido acceso este periódico, y pidió el aseguramiento de un centenar de cuentas de Libre Abordo, Leal, Zepeda Esparza y su madre, Verónica Esparza, socia de la empresa.

El de aquella primavera fue el único viaje que Murat y Leal realizaron juntos a Caracas. El primero asegura que dejó el negocio en manos del segundo al regresar de Caracas. Cuando Leal le comentó que los venezolanos le dijeron que las operaciones incluían un intercambio de petróleo, Murat le pidió que no siguiera adelante. “Le dije que había sanciones de Estados Unidos y no podíamos meternos en ese lío”, afirma a este diario Murat quien, asegura, no fue consciente de que Leal siguió adelante con el negocio con Libre Abordo. Murat rompió con Leal meses más tarde, a finales de 2019, al percatarse de que había seguido adelante con el negocio pese a las advertencias. El joven empresario mexicano no ha querido dar su versión ni responder a las peticiones de entrevista para esta investigación.

Los intercambios humanitarios eran mera fachada

A partir de las operaciones por los camiones cisterna y el maíz, Leal organizó desde México una red secreta al servicio del Gobierno de Maduro para ayudar en la venta de petróleo venezolano al margen de las sanciones estadounidenses. Para intentar esconder el rastro del dinero creó decenas de empresas y tejió una red de socios financieros en una treintena de países. La trama se conecta con entidades por todo el mundo —algunas offshore—, en Suiza, Luxemburgo, Malta, Curazao, Reino Unido, Suecia, Noruega, Grecia, Estados Unidos, Singapur, Bangladesh, China, Malasia, México, entre otros países de Europa, Asia y América, y paraísos fiscales como la Isla de Man y las Islas Vírgenes Británicas.

Las diversas redes operaban en 30 países a través de más de 50 empresas

Fuente: elaboración propia.

EL PAÍS

Las diversas redes operaban en 30 países a través de más de 50 empresas

Fuente: elaboración propia.

EL PAÍS

Las diversas redes operaban en 30 países a través de más de 50 empresas

Fuente: elaboración propia.

EL PAÍS

El modus operandi que se ha podido reconstruir en esta investigación demuestra que la prestación de ayuda humanitaria era tan solo un pretexto. El lado mexicano embarcaba los productos en especie y PDVSA les pagaba con petróleo y logística para sacarlo del país en buques. Sin embargo, detrás de esta operación, se escondía otra más compleja que dejaba millones de ganancias para los involucrados a través de la reventa del crudo a precios por debajo del mercado, con dinero que eventualmente regresaba a PDVSA como pago por la mercancía. La petrolera de Venezuela terminaba cobrando las facturas que le emitía a Libre Abordo en cuentas de bancos rusos, como Gazprombank y Evrofinance Mosnarbank. Con ello lograban concretar las transacciones fuera del sistema bancario estadounidense y no involucrar a ciudadanos de ese país. Los documentos a los que ha accedido esta investigación dan cuenta de que los tratos con el petróleo se prolongaron entre noviembre de 2019 y mayo de 2020. En la inmensa mayoría de los casos se dejó de lado el trueque de alimentos y se vendió el petróleo directamente a los intermediarios mexicanos.

Después de que Libre Abordo pactaba la salida del petróleo de Venezuela, echaba mano de un grupo de intermediarias para continuar con la reventa de los barriles. Por lo general buscaba compradores del mismo consorcio envuelto en la trama o se dirigía a las refinerías localizadas en el extranjero. Por ejemplo, un cargamento entregado en Malasia a una empresa china fue revendido por Orin Energy, un holding que se dedica a las materias primas. El entramado de Leal y Libre Abordo tenía en Asia a sus principales clientes. En las presentaciones corporativas, se lee que dos de los principales compradores del petróleo venezolano eran las chinas PetroChina y Sinopec. La mayoría de sus cargamentos también fueron enviados a Singapur y a Malasia, dos importantes centros de refinación mundial.

En una primera etapa, Libre Abordo buscó clientes y formas de colocar el petróleo en el mercado mundial energético. Cuando sancionó a la compañía mexicana en junio de 2020, el Departamento del Tesoro señaló que esta utilizó las mismas rutas internacionales, los mismos procesos de envío y los mismos clientes que en el pasado habían manejado dos filiales suizas de la petrolera Rosneft. El gigante ruso era uno de los principales socios de PDVSA, pero salió del negocio en febrero de 2020 tras ser sancionada por EE UU por sus tratos con Venezuela. Leal y sus socios también se asesoraron con otros participantes en el esquema diseñado desde el Gobierno de Maduro, como Alessandro Bazzoni, un italiano con un largo historial de negocios con PDVSA, y Philipp Apikian, un suizo que también ha estado involucrado en la venta y envío de petróleo venezolano. Ambos fueron sancionados en enero de 2021 por la Casa Blanca al ser partícipes de la misma trama que ha movido millones de barriles de crudo venezolano por debajo del radar de las sanciones estadounidenses.

Resumen de la negociación entre Libre Abordo y PDVSA por un cargamento de 1,8 millones de barriles en enero de 2020. El nombre de Joaquín Leal, quien negoció los acuerdos comerciales, aparece en los documentos oficiales de la estatal venezolana.

Confirmación de la orden de compra por parte de Libre Abordo de dos millones de barriles de crudo en agosto de 2019. El documento detalla que el pago se realiza en euros, y no en dólares, un mecanismo que utilizaban para evitar las sanciones estadounidenses.

Contrato entre Libre Abordo y Swissoil, una revendedora de materias primas en Medio Oriente y Asia cuyo administrador es Philipp Apikian, que fue utilizada en la red creada por Alex Saab para mover el petróleo venezolano por todo el mundo.

Manifiesto de carga del buque con crudo realizado en el puerto de Amuay en enero de 2020. El transporte de los barriles se realizaba con navieras que tenían buques con banderas de Grecia o Liberia.

Documento oficial de PDVSA que certifica el conocimiento de un embarque para Libre Abordo de un millón de barriles con rumbo a Singapur. La mayoría de sus cargamentos también fueron enviados a ese puerto y a Malasia, dos importantes centros de refinación mundial.

Certificado naval en ruso de uno de los buques utilizados para transportar el crudo. Libre Abordo utilizó las mismas rutas internacionales, procesos de envío y clientes que en el pasado habían manejado dos filiales suizas de la petrolera Rosneft, también sancionada por el Departamento del Tesoro de EE UU.

Factura de un pago que PDVSA cobra en atención a Olga María Zepeda Esparza, directora de Libre Abordo, en una cuenta del banco ruso Gazprombank. Realizaban las transacciones en bancos rusos para evitar el sistema bancario estadounidense.

Correo que envía José Luis Chávez Calva, director financiero de Mystic, a la empresa de banca financiera Alphafx, en el que solicita abrir una cuenta con ellos. Chávez Calva afirma en esa correspondencia que esperan recibir entre 10 y 40 millones de euros al mes.

Correo que envía José Luis Chávez Calva, director financiero de Mystic, a la empresa de banca financiera Alphafx, en el que solicita abrir una cuenta con ellos. Chávez Calva afirma en esa correspondencia que esperan recibir entre 10 y 40 millones de euros al mes.

El nexo entre Leal y un viejo conocido de PDVSA

Uno de los principales intermediarios que utilizó Leal para revender el crudo fue Elemento, una empresa constituida por Bazzoni en Malta en marzo de 2015, con filiales en la isla caribeña de Curazao y el Reino Unido, y que previamente había comercializado petróleo venezolano en asociación con una firma estadounidense. Elemento, entre febrero y diciembre de 2019, movió al menos 13 cargamentos de PDVSA. Tras los tratos con Leal, la firma de Bazzoni se hizo cargo de uno de los dos primeros cargamentos que Libre Abordo sacó de Venezuela. La mercancía revendida por Elemento fue entregada en Singapur a una empresa de Macau —exenclave portugués en China, ahora con un estatus de soberanía similar al de Hong Kong— en abril de 2020, casi un año después de que zarpara desde el país caribeño.

No era la primera vez que Elemento auxiliaba al Gobierno de Maduro para sacar cientos de millones de barriles de petróleo de las costas del país sudamericano, según se desprende de los miles de documentos en poder de los dos medios y que forman parte de esta investigación. Para revender los cargamentos, Elemento echó mano de Swissoil Trading S.A, una empresa energética fundada en Suiza en 1998 que ha fungido como una revendedora de materias primas en Medio Oriente y Asia, y donde Apikian es el administrador único. Con la intención de replicar este esquema ideado por Elemento y disminuir las pérdidas y problemas legales de acudir a otros intermediarios para revender el crudo, el 11 de febrero de 2020 Leal fundó Cosmo Resources en Singapur. La idea, según un organigrama diseñado por el propio Leal, era compartir el consejo de administración de la firma con su socio Bazzoni para continuar con la comercialización de petróleo en Asia y otras partes del mundo.

A través de Cosmo, el empresario mexicano tanteó la idea de absorber a Libre Abordo y su filial Schlager Busines Group, la encargada de dar apoyo administrativo a las operaciones de su empresa madre. El 16 de febrero de 2020, Leal escribió en un correo que estaba contemplando la posibilidad de que Cosmo comprara a Libre Abordo. Un día después, Hugo Villaseñor, director financiero de Cosmo e íntimo de Leal, coordinó la apertura de una cuenta bancaria para la firma. En un correo enviado a un directivo de Alpha FX, un banco de Londres especialista en divisas que ofrece sus servicios a nivel internacional para “empresas e instituciones afectadas por la volatilidad de la moneda”, Villaseñor solicitaba la apertura de la cuenta, donde calculaba que el flujo mensual de dinero oscilaría entre 10 y 40 millones de euros. La apertura de la cuenta se hizo por recomendación de Richard Rothenberg, el director financiero de Elemento.

Presentación en la que el consorcio de Leal explica las operaciones entre empresas propias y ajenas.

El papel de Cosmo es crucial para entender cómo se capitalizaban los intercambios de petróleo bajo la fachada de ayuda humanitaria. En la solicitud para la apertura de la cuenta, la compañía explicaba que obtenía sus principales ingresos de los pagos que le hacían PetroChina y las refinerías de Sinopec por los cargamentos de petróleo que salían de Venezuela. Otra de sus entradas provenía de los pagos que le realizaban otras intermediarias de materias primas, como Beaconsfield Commodities Trading, un consorcio de Bazzoni constituido en Suiza y con filiales en las Islas Caimán, Sudáfrica, Suiza y Suecia. En cambio, Cosmo tenía sus principales salidas de dinero en pagos realizados a Elemento y Libre Abordo, que se encargaban de sacar el petróleo de Venezuela. Uno de los planes del joven empresario mexicano era realizar los mismos negocios que había hecho con PDVSA con otras petroleras latinoamericanas, como Pemex, la colombiana Ecopetrol, y Petroecuador.

Las sanciones que catapultaron la trama mexicana

La salida de Rosneft de Venezuela catapultó los negocios de Leal y sus socios. Con la salida del gigante ruso, uno de los principales socios de PDVSA, las cantidades de crudo a las que el entramado mexicano tuvo acceso se dispararon. Para abril de 2020, los empresarios mexicanos recibieron alrededor de 40% de las exportaciones de la petrolera venezolana, según el Departamento del Tesoro. Entre más despuntaban sus negocios, Leal comenzó a preocuparse por la situación legal de los tratos que hacían sus empresas con Venezuela. En diciembre de 2019 se acercó al despacho estadounidense Pillsbury Winthrop Shaw Pittman LLP para buscar asesoría. En marzo de 2020, un despacho mexicano también emitió su opinión legal sobre las posibles sanciones a las que podían ser sujetos Leal y Libre Abordo.

Desde México, Leal estructuró diversos esquemas para concretar sus negocios con Venezuela y echó mano de ingeniería financiera para manejar sus activos intentando borrar la huella del dinero. La documentación en poder de EL PAÍS y Armando.info contiene miles de correos electrónicos que intercambiaron los miembros de la trama protagonizada por Leal. Hay hojas de cálculo con el valor del crudo y los flujos mensuales que obtenían por comercializar los cargamentos, así como contratos de exportación, facturas de las operaciones de compra-venta y de servicios de asesoría financiera. También hay referencias bancarias, planes de negocio donde se exploraba la posibilidad de entrar al mercado del cobre y el aluminio, y una relación de pagos por los costos generales y administrativos de las diversas firmas de la red, como erogaciones por alquiler, servicios públicos y gastos de viajes internacionales.

Acta constitutiva de la empresa mexicana Libre Abordo, sancionada por Estados Unidos

Acta constitutiva de Schlager Business Group, filial de Libre Abordo, incluida en la lista negra del Tesoro estadounidense

Título de acciones de Mystic Universe, una empresa en las Islas Vírgenes Británicas, de Joaquín Leal.

Título de acciones de Imperium, una empresa ligada a Leal, en Dubái.

Acta del registro comercial de Singapur de la empresa Cosmo Resources, de Joaquín Leal, sancionada también por Washington.

Acta constitutiva de Washington Trading, una empresa en Reino Unido, incluida en la lista negra de EE UU.

Pago para la constitución de Paquete Alcance, una empresa en Venezuela con la que Leal quería entrar al negocio de las remesas.

Título de acciones de la compañia suiza Swissoil, una de las últimas empresas sancionadas por el Departamento del Tesoro.

Título de acciones de la compañia suiza Swissoil, una de las últimas empresas sancionadas por el Departamento del Tesoro.

Un documento con los ingresos registrados en 2019 por las compañías de Leal dibuja el espectacular ascenso que tuvo este grupo de empresarios que hasta ese año habían sido casi desconocidos. Cinco sociedades ligadas al joven empresario recaudaron solo ese año más de 107 millones de dólares, cuando aún no habían alcanzado el pico de los negocios con el petróleo venezolano. Los pagos más altos de la nómina en estas empresas estaban destinados a los sueldos de Leal, que se pagaba a sí mismo 750.000 pesos mensuales (algo más de 37.000 dolares), así como a su madre y hermana que cobraban medio millón de pesos (25.000 dólares). En el archivo que da cuenta de la contabilidad durante 2019 también viene el sueldo de la abuela, que ese año obtuvo ingresos por 30.000 pesos al mes (1.500 dólares).

EL PAÍS y Armando.infohan podido comprobar que Leal y su entorno utilizaron al menos 50 empresas para esconder el rastro del dinero. Detrás de cada plan de negocio, había una compañía para ejecutar sus proyectos. En la mayoría Leal no aparecía como socio, sino como representante legal. Detrás de las firmas por lo regular estaban Verónica Esparza y su hija Olga María Zepeda Esparza o miembros de su familia. En su amplio portafolio también llegó a crear estructuras en paraísos fiscales, donde la identidad de los socios no aparece abierta en los registros y donde es fácil ocultar altos flujos de dinero evadiendo el pago de impuestos. Una de ellas es JLJ Technologies LLC, constituida en Wyoming el 20 de marzo de 2019, donde Leal quedó registrado como administrador único. Esta sociedad no tuvo una operación real, pero le permitió a Leal esconder el rastro de los socios que estaban detrás de sus firmas.

Vista del edificio donde se encuentran las oficinas de la empresa Libre Abordo en Ciudad de México.seila montes

También creó Mystic Universe, una empresa en las Islas Vírgenes Británicas —el mayor paraíso fiscal del planeta por su volumen de negocios y número de firmas incorporadas— que tenía una sociedad espejo en Ontario, Canadá. Ambas sociedades fueron constituidas por Leal en mayo de 2019 en medio de sus primeros viajes a Caracas. Según las actas constitutivas revisadas, Leal poseía 90% de las acciones, mientras que su madre, María Teresa Alfaro, y su hermana, Carlota Jiménez, poseían 5% cada una. El 5 de agosto de 2019, Mystic empezó a funcionar como un holding de operaciones que absorbió el control de otras firmas vinculadas a Leal.

En una de las presentaciones elaboradas por el equipo de Leal se asegura que Mystic invertía en compañías de tecnología, energía y commodities en América y otros países fuera del continente. “El objetivo de Mystic Universe es cambiar al mundo, por lo que nos enfocamos en industrias fundamentales, energía, tecnología, commodities, finanzas y salud”, se resalta en el documento. En su antigua página web, Mystic decía que había invertido más de 300 millones de dólares. Pero todos los beneficiarios de las inversiones de Mystic eran otras empresas de Leal.

Mystic fue presentada en los medios de comunicación mexicanos como un fondo de inversión canadiense concentrado en proyectos de impacto social. En notas periodísticas publicadas entre agosto y septiembre de 2019 se anunciaba que la firma invertiría en Hábitos Luzy, la filial mexicana de Luzy Technologies, empresa que está incluida en la lista negra del Departamento del Tesoro. En los papeles, la compañía se especializa en brindar asesoramiento en salud y alimentación a través de una aplicación móvil, gestionar comedores industriales y revender materiales sanitarios.

Vista general del complejo de la refinería Amuay que pertenece a PDVSA en Punto Fijo, Venezuela.Carlos Garcia Rawlins / Reuters

Leal, que constantemente ideaba cómo reorganizar su amplio portafolio de compañías a través de fideicomisos, empresas fachada y testaferros, el 16 de abril de 2020 acudió a la banca de inversión de Morgan Stanley para explorar una salida a Bolsa para Mystic Universe. Una de las múltiples maniobras que surgió de la red que burló las sanciones de Estados Unidos a Venezuela.

Ewald Scharfenberg y Roberto Deniz son reporteros del portal venezolano de investigación Armando.info

Suscríbase aquía la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Source: elparis

All news articles on 2021-06-14

Similar news:

You may like

News/Politics 2021-03-23T05:34:37.513Z
News/Politics 2021-06-18T02:18:39.730Z

Trends 24h

News/Politics 2021-07-29T00:26:17.257Z

Latest

© Communities 2019 - Privacy